Conforme se envejece, la piel, los músculos y los ligamentos que dan sostén a la cara empiezan a perder tono con la consecuente aparición progresiva de pérdida de elasticidad y de volumen facial. Inicialmente, se empieza a percibir un suave desdibujamiento del óvalo de la cara hasta la pérdida de definición del mismo por descolgamiento de los tejidos. Para combatir la velocidad de instauración y progresión de estos signos propongo a mis pacientes un acompañamiento permanente a lo largo de su proceso de envejecimiento con tratamientos que estimulen la formación de colágeno y produzcan efectos de dermosustentación como son:

  • Radiofrecuencia fraccional
    (
    Surgen by Pollogen™)
  • Láser
    (
    Asclepion®, Lumenis®)
  • Plasma concentrado de plaquetas
    (
    Citogel®)
  • Metaterapia
    (
    Microneedeling)
  • Biorrevitalización
    (
    Filorga®, Sesderma®, Klapp®, Redensity®, entre otros)
  • Ultrasonido focalizado
    (
    Ultherapy®)
  • Radiofrecuencia Monopolar y Tripolar
    (
    Ellman®, Surgen by Pollogen™, RegenPro™)
CITAS